logo

Carcinomatosis peritoneal de origen colorrectal en españa: el camino andado y el que queda aún por andar

Cirugía Española 2006; 79(6): 386-389

Hace 8 años que el Dr. Gómez Portilla, el auténtico líder en España del desarrollo de la cirugía de la carcinomatosis peritoneal (CP) escribió esta carta al Director de la revista Cirugía Española que tenía mucho de reflexión y…, toda la razón por supuesto. Alberto planteaba la necesidad de dar una posibilidad de curación o al menos un 40% de supervivencia media a un grupo de pacientes seleccionados con CP de origen colorrectal en la misma línea que se les ofrecía tratamiento quirúrgico cuando tenían metástasis a distancia, luchando contra la corriente entonces imperante todavía de que la CP era una condición de no curabilidad para los pacientes que la padecían y que debían, por tanto, someterse a quimioterapia paliativa y una esperanza de vida media de 6-9 meses.

Tres años antes ya había publicado Vic Verwaal el primer estudio randomizado que demostraba mejores resultados de supervivencia a medio y largo plazo para pacientes tratados mediante citorreducción óptima y quimiohipertermia intraperitoneal respecto del tratamiento paliativo. El Dr. Gómez Portilla insistía en que no ofrecer a estos pacientes esta posibilidad de tratamiento va a resultar éticamente reprobable y en el futuro sería un problema legal para los cirujanos que no lo hagan puesto que las evidencias disponible ya entonces lo dejaban claro.

Sus previsiones, a 8 años vista, se han cumplido y visto superadas con creces. La cirugía para la CP de origen colorrectal se ha ido extendiendo por todo el mundo y los criterios de selección están claramente definidos. Ahora toca pensar en el siguiente paso, y los trabajos de Dominique Elías nos están abriendo el camino: si la recidiva locorregional se produce en hasta un 40% de los pacientes con tumores T3 y T4a, parece que el tiempo de ofrecer a estos pacientes la opción de la oncoquimioprofilaxis hipertérmica sincrónica a la cirugía primaria no puede estar lejos. Una buena selección de los pacientes y un refinamiento técnico y de los cuidados intensivos de los pacientes permite realizar estos procesos con morbilidad muy aceptable. La visión retrospectiva indica muchas veces el camino a seguir; los cirujanos no podemos quedarnos atrás. La oncoquimioprofilaxis intraperitoneal será una realidad a finales de esta década.

Ver archivo PDF del artículo

TWITTER      SÍGUEME EN TWITTER

   FACEBOOK      SÍGUEME EN FACEBOOK

Web acreditada de interés sanitario
por PortalesMedicos.com

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web.