logo

La Salud Digital

He tenido el honor de ser la primera persona en recibir el Premio IVI a Mejor Profesional Sanitario 2.0 Es la primera vez que se celebran estos reconocimientos a nivel nacional, una iniciativa del Instituto Valenciano de Infertilidad para señalar el camino que debe seguir la comunicación y la profesión sanitaria. A colación de este premio, he querido reflexionar sobre la importancia de la salud 3.0 entendida no como la telemedicina, sino cómo a través de los nuevos canales y modos de comunicación los médicos, y por ende, todo el colectivo sanitario, ha de ofrecer un servicio al paciente y a la sociedad, que ahora demanda información y asistencia más allá de la consulta.
 
Puedes leer el artículo que publiqué en Diario Sur sobre la Salud Digital pinchando aquí:

Una parte de mí

El pasado domingo se publicó en Diario Sur la entrevista que me hizo el periodista Ángel Escalera. En el texto comparto, entre otros asuntos, proyectos humanitarios que tengo en mente realizar, mis pensamientos acerca de la cirugía y como enfrentarme a ella, y hacia donde se dirige la necesidad del paciente. Podéis leerla en este enlace.

 

Publico y privado: Una asociación necesaria

Los nuevos tiempos de déficit económico necesitan de mentes abiertas que entiendan que es posible suplementar la financiación de los centros sanitarios públicos con otras fuentes

 

España es un país en el que los prejuicios y la poca cintura mental se empeñan en impedir que las palabras 'pública' y 'privada' dejen su histórico paralelismo divergente en busca una trayectoria de convergencia y encuentro. Lo primero se relaciona con universalidad, positivismo, discurso social progresista y buenismo; lo privado, por el contrario, se vende como un liberalismo en busca del provecho ajeno y un círculo social de restricción, quedando habitualmente demonizado por concepto. Cuando este enfoque se ha aplicado a cualquier vertiente de la Sanidad, además, se han activado históricamente mecanismos de refuerzo nada moderados que han perjudicado de forma indirecta a los profesionales, especialmente a los que la ejercen en los dos ámbitos.

Recientemente ha sido noticia en nuestra comunidad autónoma que la Fundación Amancio Ortega ha puesto en marcha una inversión de 40 millones de euros para proveer 25 aceleradores lineales de primer nivel a los hospitales públicos andaluces de forma progresiva hasta el año 2019, de los que el 20% (dos nuevos y tres de sustitución de equipos ya gastados por el sobreuso) van a repercutir directamente en los malagueños; previamente, esta iniciativa ya se había llevado a cabo en hospitales públicos gallegos. Este desembolso en forma de donación procede en origen, en efecto, de uno los diez hombres más ricos del mundo, que paga sus impuestos en España (el que más por cierto, aunque muchos sectores se empeñen en decir que es el señor Messi el nutriente número uno de nuestro erario público), que no aparece en la lista de morosos que publica con más periodicidad que ética el ministro de Hacienda y que da trabajo a cientos miles de personas en todo el mundo, España incluida por supuesto. Si se gestiona bien esta donación (más equipos y mejor tecnología deben implicar también más recursos humanos), miles de pacientes malagueños y andaluces recibirán sesiones de radioterapia que les permitirán tener un tratamiento de vanguardia contra el cáncer. A nadie se le ocurriría despreciar o criticar esta iniciativa; más al contrario, debería ser un estímulo y una punta de lanza para fomentar la colaboración de la empresa privada con los organismos públicos (Sanidad, en este caso) y buscar puntos de encuentro y mecanismos que la incentiven. Ni el país, ni la economía ni el Fondo de Reserva de la Seguridad Social están para alegrías, así que todo apoyo es poco. Es inevitable recordar, en este momento, el famoso y desafortunado tuit de 7 de agosto de 2012 de Pablo Iglesias, en el que calificaba a Amancio Ortega de terrorista y a nuestro país de antidemocrático; probablemente los pacientes que se traten en los Servicios de Oncología Médica y Radioterápica de los hospitales públicos andaluces y gallegos tengan una visión de la jugada bien distinta de la del líder de Podemos.

Continuar leyendo

Una lucha en la que todos cabemos

La lucha contra el cáncer es la gran guerra que la Medicina libra en nuestro tiempo. Nadie está de más en esta batalla y médicos y pacientes necesitamos el apoyo de todos los estamentos sociales sin excepción. (IMAGEN 1) El día 21 de mayo de 2016 tuve el honor y la gran satisfacción de participar en la II Jornada Malagueña Contra el Cáncer que, bajo el lema 'Implícate en tu futuro' y organizada desde la AECC, ha reunido en un mismo espacio de encuentro físico a pacientes que han padecido o padecen algún tipo de tumor, a sus familiares y allegados y, finalmente, a profesionales de reconocida labor y solvencia en el tratamiento de la patología neoplásica. A nadie escapa que la Medicina 2.0 promueve cada vez con más dinamismo escenarios virtuales de confluencia con los pacientes; sin embargo, el contacto y el calor de la cercanía, del cara a cara, dan un valor añadido al humanismo que debe impregnar la labor de los que dedicamos el desempeño de nuestros esfuerzos diarios en esta línea de desarrollo profesional y en esta jornada ha quedado claramente puesto de manifiesto.

La sociedad del siglo XXI (la calle, el pueblo, la gente) debe dar de una vez por todas un gran paso adelante guiada por el ejemplo de los que, aún todavía a contracorriente en nuestros días, lideran y proyectan actividades como las que hemos vivido ayer desde la claridad de ideas y la valentía. Poder hablar abiertamente de cáncer, tumor o neoplasia (que todo quiere decir lo mismo) debe ser una necesidad y una obligación que nos permita eliminar de una vez por todas el maldito tabú al que aún nos enfrentamos los profesionales, dirigidos con frecuencia a dar rodeos semánticos y a hacer arquitectura gótica lingüística para poder explicar al paciente su padecimiento por el miedo y la sugestión a un impacto psicológico negativo y sus consecuencias en el proceso terapéutico. Este trabajo educacional, cuya finalidad de impacto va a ser siempre socio-cultural, debe hacerse desde todas las instituciones y de forma precoz para normalizar en la medida de lo posible la comunicación, comprensión y enfoque de los pacientes con cáncer hacia su enfermedad. Y, por supuesto, la sensibilidad, el cariño, el apoyo y la dedicación especial que requieren estos pacientes son perfectamente integrables dentro de un proceso de comunicación e información abierto, directo y técnicamente accesible.

Continuar leyendo

Como seguir luchando contra el cáncer

Con vista a la celebración el próximo jueves 4 de febrero del Día Mundial en la Lucha contra el Cáncer, he publicado en el diario decano de Málaga mi reflexión sobre la enfermedad del cáncer.
Lejos de estar ante esa ansiada cura que nos presentan los medios de comunicación, la situación que vivimos pacientes y médicos es que aún nos queda mucho camino por recorrer para llegar a una cura real. Un camino que necesita trabajo desde las instituciones, y conciencia colectiva para que la atención primaria y secundaria sea efectiva y auténtica. Aquí puedes leer "Cáncer: lo que nos queda por recorrer"
 

Reconocimiento 100 malagueños años 2015

Este año mi gran compañero y buen amigo Javier Moreno y yo hemos sido considerados por Diario SUR (el periódico número en difusión en Málaga con mucha diferencia, el periódico de todos los malagueños de toda la vida) entre los 100 malagueños del año 2015. Dicho reconocimiento corona un largo año de trabajo y da valor a la iniciativa que Javier y yo hemos tenido de colaborar con la ONG Cirujanos en Acción e ir a Gurgaon y Rewari (en el departamento de Haryana, en la India) a operar pacientes con patología herniaria.

Ni que decir tiene que me siento tremendamente honrado de ser reconocido por mis iguales en mi tierra y más en una época de solidaridad añadida como debe ser la fiesta de Navidad. Quiero hacer extensivo este reconocimiento al resto de los miembros de la misión (Teresa, Almudena, Sheila, Beatriz y Eduardo) y en general a todos los compañeros que, sea cuál sea su especialidad médica, deciden hacer del servicio a los demás (fuera de sus fronteras habituales y en territorios que a veces pueden resultar hostiles) una forma de compartir su vocación. Estas personas deciden dar un valor añadido a su actividad profesional habitual y, casi siempre robando tiempo a sus familias y tiempo a sus vidas, entregan ese espacio a los que más lo necesitan. Para los que no hayáis tenido la ocasión de hacerlo, podéis revisar toda la experiencia que vivimos simplemente con poner el Google “Bisturíes solidarios” o clickar en el link http://blogs.diariosur.es/bisturis-solidarios/

Descargar artículo en PDF : Reconocimiento 100 malagueños año 2015.pdf

 

Entrevista en El Sol Digital

Recientemente tuve la oportunidad de ser entrevistado por Maite Díaz Torres, una joven y dedicada periodista que trabaja para El Sol Digital, un periódico que se edita “on-line” semanalmente con un perfil de atención definida hacia el campo de la Economía y la Empresa en Málaga.

La entrevista salió publicada en el número 24, el que implicaba la semana del 3-10 de Noviembre de 2015, y aquí os adjunto en formato PDF las dos hojas de la misma. Como veréis, hablamos de todos los aspectos relacionados de mi vida profesional y la transcripción que Maite realizó se ajusta perfectamente a lo que expresé ese día. Ella he realizado un gran trabajo puesto que tomando notas a mano no es fácil reflejar de forma tan exacta lo que se habla a lo largo de más de 2 horas, así que aprovecho para darle las gracias de forma abierta a ella y a El Sol Digital por haber contado conmigo para su publiación.

 

Descargar artículo en PDF : entrevista.pdf

La medicina del futuro a debate

 
 
 
En noviembre tuve el honor de ser el único cirujano invitado por el Dr. Rafael Ruiz Cruces al I Workshop sobre los desafíos de la medicina en la era digital. Es cierto que las nuevas tecnologías están cambiando la forma de hacer medicina y cirugía. Pero, ¿hasta donde nos llevarán estos cambios? Este domingo se publicó en Diario Sur mi reflexión sobre este tema que comparto con vosotros: La medicina del futuro a debate.
 

Bisturíes solidarios

El sábado partía rumbo a la India para realizar una misión que llevaba demasiado tiempo en el cajón de tareas pendientes. De la mano de Cirujanos en Acción y la Fundación Hernia Society, mi amigo y compañero el Dr. Javier Moreno Ruiz llegamos a Nueva Delhi para operar a más de 250 pacientes junto a otros cinco cirujanos. El blog Bisturíes Solidarios de Diario Sur será nuestro cuaderno de Bitácoras y desde hoy está disponible nuestro primer día.

Enlace Diario Sur: http://blogs.diariosur.es/bisturis-solidarios/2015/11/30/primer-dia/

Con Eduardo Perea a la llegada a la India

Obstrucción intestinal: una urgencia quirúrgica real

Siempre he defendido que en las urgencias de los hospitales haya un equipo de cirujanos que estén disponibles para las emergencias quirúrgicas las 24 horas del día y los 7 días de la semana, sea el día que sea. Una de las emergencias que suponen el 25 por ciento de los casos de consulta de urgencia es la obstrucción intestinal. Se produce cuando a lo largo de sus casi 7 metros de recorrido el intestino (delgado o grueso) interrumpe su tránsito, generándose una dilatación retrógrada del mismo, a modo de “tapón”. La obstrucción intestinal se suele presentar en pacientes previamente operados y, si no se trata a tiempo, puede derivar en una peritonitis; de ahí que se trate de una afección considerada como urgencia quirúrgica.

En el audio que comparto con vosotros explico con más detalle en qué consiste la obstrucción intestinal, quién la padece y cuáles son los tratamientos más comunes.

 

Cirugía Oncológica en Málaga se Cuida

La cirugía del cáncer es la que ocupa el mayor tiempo del desarrollo de mi carrera profesional. Es un tipo de cirugía en la que el más alto nivel de preparación técnico y científico nos lleva a movernos cada día más en el límite para conseguir extirpar tumores que antes eran inabordables, y todo ello siempre en común unión con los compañeros de Oncología Médica y de Radioterapia para saber cuál es la secuencia de tratamiento que más beneficio va a dar al paciente. Y esto es aún más importante cuando nos referimos a  la cirugía oncológica. Conocer en qué momento del tratamiento la aplicación de técnicas quirúrgicas resultan beneficiosas para el paciente y el protocolo de seguimiento oncológico es fundamental para asegurar la supervivencia con una buena calidad de vida del enfermo.

En este audio explico en qué consiste la cirugía del cáncer.  El fragmento pertenece al ya extinto programa Málaga se Cuida, dirigido y presentado por Andrés García.

 

 

Dr. César Ramírez durante operación

 

Liderazgos en observación

La sanidad pública malagueña ha sido protagonista esta semana en lo medios de comunicación locales por motivos nada positivos. En primer lugar, la noticia de Diario SUR (pincha aquí para leer) el pasado martes que hace referencia a que Málaga tiene la ratio de camas hospitalarias públicas por 10000 habitantes más baja de Andalucía (15.48) y que en nuestra provincia se han perdido 370 camas de hospitales públicos en los últimos 3 años, lo que equivale a decir que existen el mismo número de camas que había en 1992 pese a que la población ha aumentado en 500000 habitantes en nuestra provincia. Un gestor sanitario avezado podría contar el cuento de que la cirugía mayor ambulatoria acapara hoy día tal volumen de cirugías en cualquier centro que no hacen falta tantas camas de ingreso; claro, eso sería una buena explicación sino fuera porque en las urgencias de los hospitales malagueños los pacientes se agolpan en las paredes esperando cama 2-3 días para ser ingresados y porque, además, la mayoría de estos pacientes son de edad avanzada y representan el éxito del desarrollo de una sociedad en la que las personas cada vez viven más y, por tanto, la mayoría de estas 500000 personas pertenecen a esta franja etaria en una época en la que, además, la natalidad no está reflotando precisamente y los recortes sanitarios están afectando a la contratación de personal.

     Ayer pudimos leer también el La Opinión un excelente artículo de Juande Mellado que bajo el título de SOS al SAS comenta las conclusiones del IV Foro de la Profesión Médica, impulsado por el Colegio de Médicos de Málaga y que pone de manifiesto las carencias de las estructuras sanitarias de Málaga a nivel presupuestario y profesional. La necesidad de dotación y apertura de los Hospitales pendientes (Guadalhorce y Ronda) y de la construcción de un tercer Hospital servirían para corregir lo comentado en el párrafo anterior.

Ambas lecturas hacen referencia a conceptos de macrogestión y rozan parcialmente la mesogestión, pero no tratan o lo hacen de forma somera uno de los problemas que aqueja a la sanidad pública andaluza y que más malestar crea entre los profesionales: la gestión de la designación de los puestos de cargos intermedios y como estos se copan siguiendo la red clientelar que define desde su creación hace 40 años a las estructuras de la Junta de Andalucía. Eso se conoce en términos de gestión como “microgestión”. Ayer Domingo expuse, en Diario SUR (pincha aquí para leer), mis reflexiones sobre la necesidad real que existe en los hospitales andaluces y en la Atención Primaria de que los puestos de mando en la gestión los ocupen líderes reales, personas comprometidas con los que están a su mando y no con lo que les mandan, y de las nefastas consecuencias que la elección de estos cargos a dedo o por procesos de oposición de risa puede tener para los médicos andaluces.

 

Detalle de publicación.

¿Es realmente el cáncer de páncreas una emergencia sanitaria?

Hace unas semanas pude leer en el apartado digital de una Revista Salud (Pincha aquí para leerlo) un artículo titulado “Cáncer de páncreas: una emergencia sanitaria” que supone un ejemplo de cómo no se debe abordar una noticia relacionada con la salud (y más aún con la sensibilidad y propiedad que hablar de cáncer debe implicar) en un medio de comunicación.

El cáncer de páncreas (CP) no es una emergencia sanitaria en modo de alguno en nuestra sociedad actual; una emergencia sanitaria debe entenderse como un enfermedad de incidencia creciente, rápido desarrollo y diseminación extendida en un corto período de tiempo sobre la cuál, además, las autoridades sanitarias deben actuar de forma preferente en un medio plazo para frenar su expansión en base al impacto que en la sociedad tiene dicho padecimiento. Y esta no es la situación actual del cáncer de páncreas, una neoplasia realmente agresiva y cuya incidencia  está aumentando en los últimos años pero en forma alguna debe calificarse como emergencia sanitaria. Es una exageración propia de tabloides británicos y populista. Una emergencia sanitaria es, por ejemplo en nuestros días, la Obesidad Mórbida.

Si consultamos la página web de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) se puede apreciar que el CP supone el 2.1% de todos los tumores (2.2% en hombres y 2.7% en mujeres) y justifica en el mundo tan sólo el 3.4% de las causas de muerte por cáncer. Es, por tanto, altamente improbable (por no decir directamente imposible) que en el 2020 sea la segunda causa de muerte en España y que vaya a desplazar en prevalencia a cánceres como el de mama (14% de las muertes por cáncer en mujeres), esófago-gástrico, colorrectal, próstata (10% de muertes por cáncer en hombres) o pulmón (22.3% y 11.3%, respectivamente, de causas de muerte por cáncer en hombres y mujeres).

Wikipedia no puede ser la fuente de referencia al hablar de páncreas (Artículo Wikipedia); hay que pedir más nivel.

Cuando se da una noticia de estadística de mortalidad relacionada con el cáncer es realmente importante matizar que hablamos de eso, de cáncer, pues hablar de “mortalidad en España” o “causas de muerte en España” nos puede hacer pensar que en España el cáncer es la principal causa de muerte y eso es realmente falso. Las principales causas de mortalidad en España, y esas si que son emergencias reales puesto que se trata de problemas realmente abordables desde el punto de vista de prevención primaria o prevención, son las relacionadas con la obesidad, la hipertensión arterial, la diabetes mellitus, las dislipemias y el tabaco, es decir, la CARDIOPATÍA ISQUÉMICA Y LOS ACCIDENTES CEREBRO-VASCULARES. Como dato, cuando se consideran las causas de muerte en general de la población mundial, el cáncer de pulmón ocupa la 7ª plaza, el colorrectal el puesto nº13 y el cáncer de estómago el número 24. Es decir, que el cáncer de páncreas no se encuentra ni siquiera entre las 25 causas más frecuentes de mortalidad en la actualidad.

Uno de los aspectos más importantes a la hora de hablar de cualquier tipo de tumor es conocer o indagar cuáles son los factores predisponentes o que al menos se han asociado a una mayor prevalencia del mismo. En este sentido, y cuando hablamos de cáncer de páncreas, el principal factor de riesgo asociado y en el que se hace mas hincapié siempre es el TABACO (cuya mención, el redactor, ha pasado por alto en el articulo). Bien es cierto que la pancreatitis crónica (asociada al alcohol y con incidencia decreciente), la obesidad y una dieta pobre en frutas y en verduras son factores que también se han relacionado, pero el abandono del hábito tabáquico (junto con la pérdida de peso) son las medidas que hoy día resultan más coste-efectivas desde el punto de vista de la salud pública si queremos hacer prevención primaria del CP.

Finalmente, el redactor ha elegido a una autoridad como el Dr. Moreno González para hablar de los aspectos de diagnóstico y tratamiento del CP. A este respecto, el Dr. Moreno incide en la alta agresividad biológica de estos tumores y en que cuando se diagnostican (que suele ser por ictericia o por dolor abdominal persistente) no más allá del 30% son subsidiarios de poder someterse a una intervención con intención curativa por estar ya la enfermedad diseminada. Sin embargo, hace énfasis en que los pilares para el diagnóstico de estos tumores son la elevación del marcador tumoral CA19.9 y la realización de una resonancia nuclear magnética (RNM), lo cuál es erróneo. El CA19.9 es un marcador que, aún siendo sensible (es decir, que se eleva en la mayoría de los pacientes que tiene un CP) es muy poco específico (o sea que cuando está elevado, no quiere decir que el paciente tenga un CP) y ello se debe a que el estasis biliar lo eleva frecuentemente y la presencia de ictericia en una mayoría de los pacientes con CP le quita valor a su determinación. Por otro lado, está demostrado en la literatura médica que la prueba que más aporta al diagnóstico del cáncer de páncreas es la tomografía axial computarizada (TAC), multicorte y realizada en tres fases vasculares, y que la RNM ni aporta ningún valor añadido a la TAC pese a que el Dr. Moreno González la erija de forma poco acertada en la prueba diagnóstica radiológica clave.

Finalmente, el redactor elige como imagen para personalizar el CP una foto de  Steve Jobs, que falleció por un tumor de páncreas de tipo neuroendocrino. El 90% de los tumores de páncreas son adenocarcinomas y es a lo que nos hemos referido cuando hemos hablado de CP; un 3-5% de los tumores de páncreas se originan en las células endocrinas del páncreas, se llaman neuroendocrinos y su pronóstico es totalmente distinto al del CP convencional puesto que se pueden obtener curaciones o supervivencias prolongadas aún en casos de enfermedad metastásica a distancia. Tal fue el caso de Jobs, que no sólo fue operado de su tumor de páncreas (en Julio de 2004, y tras haber pasado 9 meses desde su diagnóstico en Octubre de 2003 en manos de la medicinas alternativas) sino que además recibió un trasplante hepático para tratar las metástasis a distancia en Abril de 2009.

Falleció finalmente en Octubre de 2011; así, los 8 años que tuvo de supervivencia con un tumor de cabeza de páncreas localmente avanzado y metastásico se justifican en que su caso no fue un adenocarcinoma (repito, adenocarcinoma son los CP estándar), pues en ese caso no sólo habría tenido una esperanza de vida media inferior a 12 meses sino que tampoco hubiera estado nunca indicado realizar un trasplante hepático. Por tanto, la imagen o icono que el redactor elige para hablar del cáncer de páncreas contribuye a crear aún más confusión.

Queda claro que cada vez circula más información inexacta en internet relacionada con problemas médicos y esto sólo puede ser problemático en el mundo de la Salud 2.0. La gente busca en internet y nosotros debemos hacer que encuentren respuestas veraces, claras y contundentes, y que además les lleguen desde los profesionales del más alto nivel y cualificación. Esto sólo puede hacerse de un modo: con redactores de información rigurosos y bien documentados que apoyen y revisen sus textos con profesionales acreditados, líderes y de alto nivel. Actuar de otro modo es crear confusión y lío y, sobre todo, desinformar.

Artículo de prensa: "Emprender a palos"

Ayer domingo se publicaba en Diario Sur, en La Tribuna, mi reflexión sobre la Medicina como profesión y el triste destino de los nuevos licenciados. Lo hacía  bajo el título: Emprender a palos. Aquí puedes leer el texto íntegro que comparto con vosotros.

“A me­nu­do me plan­teo si real­men­te el ni­vel aca­dé­mi­co más al­to con­lle­va en pa­ra­le­lo una ma­yor vo­lun­tad de sa­cri­fi­cio en una pro­fe­sión que de­be ser pu­ra­men­te vo­ca­cio­nal.

Los mé­di­cos so­mos pro­fe­sio­na­les de ser­vi­cios que ca­mi­na­mos, tam­bién, al rit­mo que mar­can la so­cie­dad y la eco­no­mía. La rui­na a la que nos ha abo­ca­do el ré­gi­men de en­tra­ma­do uni­di­rec­cio­nal en­do­gá­mi­co que los an­da­lu­ces pa­de­ce­mos des­de ha­ce 34 años ha me­lla­do más a los mé­di­cos an­da­lu­ces que a los de otras co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Los in­di­ca­do­res re­cien­tes de re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y de la ac­ti­vi­dad la­bo­ral a ni­vel na­cio­nal que las fuen­tes de in­for­ma­ción nos su­su­rran tie­nen un ori­gen que es di­fí­cil de ubi­car en una pro­mo­ción ac­ti­va real de em­pleo des­de las ad­mi­nis­tra­cio­nes cen­tral y au­to­nó­mi­ca. El es­fuer­zo de los au­tó­no­mos, sí, di­go bien, de los au­tó­no­mos, es el eje ma­tri­cial de es­ta re­cu­pe­ra­ción que, aun­que po­co va­lo­ra­da des­de el pun­to de vis­ta so­cio-po­lí­ti­co es­tá lla­ma­do a ser el pun­to de in­fle­xión. So­mos mu­chos los mé­di­cos que he­mos co­gi­do las rien­das del em­pren­di­mien­to y que­re­mos te­ner mu­cho que ver con la pues­ta en pie de nues­tro país; no que­re­mos ver el par­ti­do de la re­cu­pe­ra­ción des­de la gra­da, sino ju­gar­lo des­de den­tro y te­nien­do la pe­lo­ta.

Nues­tras fa­cul­ta­des de Me­di­ci­na se ocu­pan y lle­nan de los ba­chi­lle­res más bri­llan­tes del país, con ‘nú­me­rus clau­sus’ (NC) desor­bi­ta­dos que es­tán eli­ti­zan­do la li­cen­cia­tu­ra ga­lé­ni­ca. A me­nu­do me plan­teo si real­men­te el ni­vel aca­dé­mi­co más al­to con­lle­va en pa­ra­le­lo una ma­yor vo­lun­tad de sa­cri­fi­cio en una pro­fe­sión que de­be ser pu­ra­men­te vo­ca­cio­nal, y si no ha­brá ex­pe­dien­tes ex­ce­len­tes (no ya bri­llan­tí­si­mos, pe­ro sí muy bri­llan­tes) cu­ya vo­lun­tad de pres­tar ser­vi­cio a los de­más se va­ya a que­dar sin desa­rro­llar por ro­zar por de­ba­jo en una o va­rias dé­ci­mas el NC. En de­fi­ni­ti­va, que aun­que son to­dos los que es­tán, no ten­go cla­ro que es­tén to­dos los que son. En cual­quier ca­so, son los me­jo­res es­tu­dian­tes de Me­di­ci­na de la his­to­ria y su ni­vel in­te­lec­tual lo per­ci­bi­mos los que te­ne­mos la suer­te de tra­tar con ellos y te­ner­los en nues­tros hos­pi­ta­les de prác­ti­cas; y yo, en mi ca­so, que lo ha­go en dos hos­pi­ta­les dis­tin­tos (uno pú­bli­co y uno pri­va­do) y los he te­ni­do es­te año de has­ta tres uni­ver­si­da­des es­pa­ño­las di­fe­ren­tes en am­bos es­ce­na­rios, doy fe de ello. Una vez que ter­mi­nan, nues­tros bri­llan­tes li­cen­cia­dos en Me­di­ci­na bus­can con ahín­co y es­me­ro una pla­za en la for­ma­ción es­pe­cia­li­za­da, a la que ac­ce­den vía MIR y a la que la in­com­pe­ten­cia de los Mi­nis­te­rios y Con­se­je­rías de, res­pec­ti­va­men­te, Sa­ni­dad y Sa­lud, es­tá con­vir­tien­do en una puer­ta abier­ta al des­em­pleo por ha­ber si­do in­ca­pa­ces de pre­ve­nir el ba­lan­ce de in­puts/out­puts de es­tu­dian­tes y es­pe­cia­lis­tas en los hos­pi­ta­les. Y eso, créan­me, no es tan di­fí­cil des­de el pun­to de vis­ta de la ges­tión; ob­via­men­te es­ta­ban ocu­pa­dos por ha­cer otras co­sas, se­gu­ro, más im­por­tan­tes.

La úl­ti­ma dé­ca­da ha de­ve­ni­do en una pro­por­cio­na­li­dad in­ver­sa de­gra­dan­te en­tre el ni­vel de for­ma­ción y pre­pa­ra­ción de nues­tros es­pe­cia­lis­tas egre­sa­dos y la can­ti­dad y ca­li­dad del em­pleo que se les ofre­ce, es­tan­do An­da­lu­cía a la ca­be­za des­ta­ca­da de es­ta pre­ca­rie­dad. Con­tra­tos ba­su­ra, el do­mi­nio de los por­cen­ta­jes ho­ra­rios (15%, 20%, 33%, 50%, 66%, el fa­mo­so 75%…) y es­pa­cios de desa­rro­llo noc­turno co­mo pre­mio a un mí­ni­mo 10 o 11 años de ca­rre­ra y MIR. Se­gún el in­for­me anual de la Or­ga­ni­za­ción Mé­di­co Co­le­gial, un 41.6% de los mé­di­cos del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud que no tie­nen pla­za en pro­pie­dad tie­ne un con­tra­to pre­ca­rio, ci­fra que en An­da­lu­cía lle­ga al 60 por ciento. Bueno, pues es en es­tas cir­cuns­tan­cias en las que es­tos bri­llan­tes es­tu­dian­tes, li­cen­cia­dos, es­pe­cia­lis­tas y, mu­chos de ellos ya doc­to­res, es­tán de­mos­tran­do tam­bién su ma­du­rez y gran­de­za. Han en­ten­di­do que de­bían dar un pa­so ade­lan­te y rom­per con lo que una eco­no­mía y una so­cie­dad de­vas­ta­da les pue­den ofre­cer; han de­ci­di­do em­pren­der pa­ra sa­lir ade­lan­te y desa­rro­llar­se pro­fe­sio­nal­men­te. Pa­ra al­gu­nos, ello ha sig­ni­fi­ca­do sa­lir a otras co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas más fa­vo­ra­bles o al ex­tran­je­ro a bus­car en los sis­te­mas eu­ro­peos de sa­lud pú­bli­ca (cu­rio­sa­men­te ne­ce­si­ta­dos de es­pe­cia­lis­tas de al­ta cua­li­fi­ca­ción co­mo los nues­tros) su lí­nea de pro­yec­ción; pa­ra otros, in­ver­tir du­ran­te 2-3 años en acre­di­tar­se pa­ra cru­zar el Atlán­ti­co y bus­car en EEUU be­cas de in­ves­ti­ga­ción que les per­mi­tan el ac­ce­so a los post­gra­dos ame­ri­ca­nos; y, pa­ra mu­chos, apos­tar por los emer­gen­tes hos­pi­ta­les pri­va­dos de nues­tro país y ejer­cer co­mo pro­fe­sio­na­les au­tó­no­mos, le­jos del abri­go de la sa­ni­dad pú­bli­ca que tan­to ha in­ver­ti­do en for­mar­los y en la que en los úl­ti­mos años han po­di­do per­ci­bir una desafec­ción cre­cien­te de los pro­fe­sio­na­les, una apues­ta por pro­lon­gar la edad de ju­bi­la­ción de los mis­mos en lu­gar de con­tar con los jó­ve­nes re­cién for­ma­dos, un jue­go de tro­nos de fu­sio­nes y fi­sio­nes de uni­da­des de ges­tión clí­ni­ca a rit­mo de ‘Pa­qui­to el cho­co­la­te­ro’ y, fi­nal­men­te, el arri­bis­mo de una nue­va hor­na­da de car­gos in­ter­me­dios nom­bra­dos a de­do y que eje­cu­tan la me­dio­cri­dad de un sis­te­ma que des­pre­cia el ta­len­to, sien­do ellos la úl­ti­ma ex­pre­sión de es­te he­cho.

La ne­ce­si­dad de em­pren­der y bus­car nue­vos ca­mi­nos de los mé­di­cos es­pe­cia­lis­tas sin tra­ba­jo es la raíz, ade­más, de la pro­ba­ble pér­di­da de una ge­ne­ra­ción en­te­ra de bri­llan­tes pro­fe­sio­na­les a los que se­rá di­fí­cil re­cu­pe­rar. ¿Quién de ellos que­rrá dar mar­cha atrás en su ca­rre­ra cuan­do den­tro de 3, 4 ó 5 años és­tas es­tén ya con­so­li­da­das y en­fo­ca­das, y se les lla­me pa­ra tra­ba­jar en la sa­ni­dad pú­bli­ca con ca­rác­ter even­tual? ¿A quién le va­mos a pe­dir res­pon­sa­bi­li­da­des por es­te des­pil­fa­rro de ca­pi­tal hu­mano la­bo­ral de ca­li­dad? Des­de aquí só­lo nos de­be que­dar el re­co­no­ci­mien­to pa­ra los que han pro­lon­ga­do su bri­llan­tez de ba­chi­ller a la uni­ver­si­dad y fi­nal­men­te a la to­ma de de­ci­sio­nes va­lien­tes y em­pren­de­do­ras en su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, y dar­les to­do el apo­yo po­si­ble pa­ra com­ple­tar y en­gran­de­cer su for­ma­ción en tan­to en cuan­to nos sea po­si­ble. Con­vie­ne re­cor­dar a los ges­to­res sa­ni­ta­rios na­cio­na­les y an­da­lu­ces que la fa­cul­tad de Me­di­ci­na y el MIR no son una má­qui­na de pro­du­cir chu­rros y mano de obra ba­ra­ta (sin con­tar con la bar­ba­ri­dad de la for­ma­ción tron­cal que nos es­pe­ra a par­tir del año que vie­ne), y que de­ben tra­ba­jar rá­pi­do po­nien­do di­ques pa­ra evi­tar, aún pe­se a to­do, una bol­sa ve­ni­de­ra de es­pe­cia­lis­tas en pa­ro. Fi­nal­men­te, y en unos tiem­pos en los que en la sa­ni­dad la pa­la­bra que más se uti­li­za no es pa­cien­te ni en­fer­me­dad sino ges­tión, me gus­ta­ría in­sis­tir en que la me­jor for­ma de ges­tión sa­ni­ta­ria tie­ne su ba­se en crear pro­fe­sio­na­les mo­ti­va­dos con al­ta com­pe­ten­cia cien­tí­fi­co-téc­ni­ca y, to­do lo de­más es se­cun­da­rio. No ti­re­mos, pues, la ges­tión real, ver­da­de­ra y au­tén­ti­ca, que son nues­tros pro­fe­sio­na­les más jó­ve­nes y me­jor for­ma­dos, a la ba­su­ra.”

Enlace al artículo: Diario Sur, en La Tribuna: Emprender a palos.

Entrevista Diario Sur - 2 Mayo

Con motivo de la celebración de la IV Edición de la Jornada de Proctología y Cirugía del Suelo Pélvico, Juan José Buiza me entrevista para la sección Málaga Investiga, en Diario SUR.
Las patologías del Suelo Pélvico afectan sobre todo a mujeres, quienes en numerosas ocasiones silencian sus trastornos por pudor. Otras veces, los que atienden este reclamo de la mujer están lejos de ofrecer soluciones a la afección que presenta. Y es que las patologías del suelo pélvico deben ser tratadas por un equipo multidisciplinar integrado por ginecólogos, urólogos y cirujanos del aparato digestivo.

SUR 2 de Mayo de 2015.pdf

 

 

 

La cirugía salva muchas vidas

Comparto con vosotros la entrevista que me realizó Andrés García, para el programa Málaga se Cuida de COPE, sobre la enfermedad diverticular.

Los divertículos consisten en una salida de la capa mucosa (la más interna de nuestro organismo) hacia la capa muscular, la más externa. Esto provoca que la capa mucosa, ya sin la protección de la capa muscular, pueda llegar a perforarse y complicarse.

La enfermedad diverticular es muy frecuente, sobre todo, en personas mayores. Podemos encontrarnos tres tipos de enfermedad diverticular: Divertículos en el colon, la enfermedad diverticular del colon y la diverticulitis aguda, siendo esta última las más frecuente y también preocupante.

 

 

Adiós ardores con la cirugía del reflujo

Esta semana te traigo una de mis intervenciones en el programa Málaga se Cuida, espacio radiofónico especializado en salud en el que semanalmente exponía las diferentes opciones que puede tener el paciente a patologías habituales en nuestras consultas. En esta ocasión desgranamos la enfermedad del reflujo.

La pirosis, o el conocido ardor estomacal, es un síntoma de la enfermedad por reflujo en el que los ácidos, poco a poco, van dañando la unión de estómago y esófago. Es un síntoma que se presenta muy frecuentemente en los pacientes con hernia de hiato aunque no por ello ambos conceptos deben confundirse. En cualquiera de los casos, el remedio más sencillo, al que más recurren médicos y pacientes y también la actitud más errónea es poner a los pacientes a tomar medicamentos antiácidos sin profundizar en un diagnóstico adecuado. Hoy quiero explicarte por como deben enfocarse estos problemas y cómo podemos acabar con ellos, cuando lo estudios complementarios así lo indican, mediante una intervención quirúrgica muy efectiva y que se realiza además por vía laparoscópica.

 

 

 

IQA en la COPE

Málaga se Cuida es un programa radiofónico especializado en temas de salud. Desde que comenzara su emisión en septiembre de 2013, mis intervenciones han sido numerosas y la temática variada, pero siempre buscando ofrecer a todos los oyentes una respuesta humana y cercana a las dudas que pudieran surgir en torno a una patología determinada.

Desde aquí, abriremos una ventana a la que te invito te asomes conmigo.

En el audio te presento a mi equipo: el Instituto Quirúrgico de Andalucía, IQA. A través de esta entidad, mis compañeros cirujanos y yo hemos ido creciendo con el objetivo de darles a pacientes y profesionales un acceso fácil, rápido y eficaz de consulta; así como un nuevo método de información sobre las patologías que tratamos. Esto es así a través de nuestra web www.iqaquiron.com, un lugar en el que todos sois bienvenidos.

 

 

Cirugía bariátrica

Comparto con vosotros una de las entrevistas que me realizó Andrés García en el espacio radiofónico Málaga se Cuida. Como cada semana, este programa me sirve para exponer a los oyentes, de una forma cercana y sencilla, algunas de las patologías y sus respectivos tratamientos que vemos en consulta. Hoy en concreto, nos referimos a la obesidad y la cirugía bariátrica.

La obesidad es una enfermedad que afecta a más de mil cien millones de personas en todo el mundo; y si enfocamos la mirada en la población española, casi un 15 por ciento la padece. La obesidad reduce la calidad y esperanza de vida de quien la sufre por las patologías que desencadena: hipertensión arterial, diabetes mellitus tipo II, dislipemias, cardiopatía isquémica, insuficiencia respiratoria (asma bronquial intrínseca y síndrome de apnea obstructiva del sueño) y artrosis degenerativa de las articulaciones.

Muchas personas obesas no contemplan la cirugía como opción y hartos de seguir dietas estrictas con las que no pierden peso, tiran la toalla. Son precisamente estas personas a las que más podemos ayudar. Personas como Encarni. Ella fue la primera paciente que intervenimos en los quirófanos de Hospital Quirón Málaga desde el Instituto Quirúrgico de Andalucía (www.iqaquiron.com).

 

 

Cuando la navidad perjudica seriamente la salud

La gestión adecuada, eficaz y eficiente de los recursos económicos asignados para ofrecer a las personas una atención sanitaria de primera calidad es el fin último de los dirigentes y cargos representativos de cualquier sistema sanitario. Cuando esto no se produce desde la más absoluta consideración de los ciudadanos y personas como el eje prioritario y todo lo demás pasa a un segundo plano, entramos en riesgo de suboptimizar la calidad de la asistencia sanitaria respetada.

Continuar leyendo

Premios MÁS de COPE Málaga 2014

Ayer, en la noche del 1 de Diciembre a las 20 horas se celebró la entrega anual de los conocidos premios MÁS que cada año otorga la Cadena COPE en Málaga para distinguir a las personas que, según los oyentes, más se han significado durante el año 2014 en las distintas facetas en nuestra provincia.

Continuar leyendo

TWITTER      SÍGUEME EN TWITTER

   FACEBOOK      SÍGUEME EN FACEBOOK

Web acreditada de interés sanitario
por PortalesMedicos.com

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web.