logo

¿Centros de alto volumen o cirujanos de alto volumen?

Durante las últimas décadas se ha insistido cada vez más en la necesidad de centralizar los procesos quirúrgicos de alta complejidad en unidades dedicadas dentro de hospitales de tercer nivel o máximo nivel administrativo. La filosofía es que con el mayor volumen se obtienen los mejores resultados. Este tipo de planteamiento da un protagonismo absoluto a la estructura del Hospital y a los cuidados perioperatorios y deja en un segundo plano, de forma evidente, el rol del cirujano.

 He rescatado un trabajo reciente muy interesante que trata este aspecto desde la perspectiva de uno de los procedimientos quirúrgicos de más complejidad técnica (sino el que más) y con mayor morbi-mortalidad que se puede realizar en un quirófano: la duodenopancreatectomía cefálica (DPC). La DPC se utiliza para el tratamiento de tumores del área periampular (cabeza de páncreas, vía biliar distal, duodeno y ampolla de Vater) y en ella se reseca el antro gástrico, el duodeno, la vía biliar distal y la cabeza del páncreas para luego hacer una reconstrucción en la que el estómago, el conducto hepático y el conducto pancreático a nivel del istmo se suturan a un asa de intestino delgado.

En este interesante trabajo (American Journal of Surgery 2016; 211: 59-63), Toomey y cols. comparan los resultados en el tratamiento quirúrgico de 100 DPC repartidas en 2 hospitales y en 2 períodos distintos, aunque siempre realizadas por los dos mismos cirujanos. Las primeras 50 se realizaron antes de 2012 y en un hospital de alto volumen; las siguientes 50, en un centro de bajo volumen durante los años 2012 y 2013.

high volume hoja

Las características epidemiológicas de los pacientes fueron idénticas en ambos grupos, así como la morbi-mortalidad y las tasas de reingreso. Los pacientes operados en la primera etapa (insisto, Hospital de alto volumen y primer período) tenían un ASA un poco más elevado y también más porcentaje de adenocarcinoma de páncreas como diagnóstico histológico, motivo por el cual quizás también tuvieron tiempos operatorios, pérdida de sangre y estancia en UCI mayores.

Este trabajo comparativo nos deja la lectura de que los resultados de la DPC realizados en hospitales de alto volumen por cirujanos de alto volumen son perfectamente extrapolables cuando estos últimos se reubican en un centro de bajo volumen. En resumen, da valor al QUIÉN y no al DÓNDE a la hora de realizar una DPC, cuando hasta ahora sólo se consideraba el concepto de alto volumen. Las diferencias que existen entre los centros de alto y bajo volumen son perfectamente compensables con:

  1. Una adecuada dotación técnica y tecnológica del área quirúrgica, así como con sesiones formativas del personal de enfermería de planta, de quirófano y de la Unidad de Cuidados Intensivos.
  2. El desarrollo de Unidades Multidisciplinares oncológicas con especialistas de Digestivo, Oncología y Radiólogos vasculares entrenados e informados en los meses previos en este tipo de cirugía, sus indicaciones y complicaciones.

Descargar PDF 

 

 

 

TWITTER      SÍGUEME EN TWITTER

   FACEBOOK      SÍGUEME EN FACEBOOK

   icono instagram      SÍGUEME EN INSTAGRAM

Web acreditada de interés sanitario
por PortalesMedicos.com

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web.