Cáncer de Tiroides y Radiación Infantil: la tragedia de Chernobyl 35 años después

Se cumplen 35 años del desastre nuclear acaecido en Ucrania. Una tragedia que no se supo abiertamente hasta bastante tiempo después.

chernovyl

El contexto político y social bajo el que se regulaba en la década de los 80 esta zona de Europa, facilitó que nadie supiera la dimensión real de la tragedia de Chernobyl hasta el estreno del documental de HBO. Una serie impresionante e imprescindible para conocer qué ocurrió verdaderamente en abril de 1986.

En los últimos 20 años se ha disparado la incidencia del cáncer de Tiroides en los países del Este, y eso lo he podido apreciar en relación con los fenómenos migratorios en pacientes que hemos recibido cada vez más en nuestro medio. Una patología predominante en personas como a las que afectó este accidente nuclear; con una alta exposición a radiación ionizante, sobre todo en la etapa infantojuvenil.

Hoy, con motivo de esta trágica efeméride quiero arrojar luz sobre la relación que hay entre la radiación y el cáncer de Tiroides.

chernovyl Cancer de tiroides 285x300

 

Es cierto que existen algunos factores de riesgo conocidos entre los que encontramos un déficit en la ingesta de Iodo habitual y una exposición elevada a altas dosis de radiación ionizante en la región de cabeza y cuello durante la infancia. Sobre todo tratamientos de hace más de 50 años que se aplicaban niños que padecían algunas enfermedades benignas y malignas. La única opción en los años 70 era aplicar como base de tratamiento radioterapia de cabeza y cuello a altas dosis. Se vio con el paso del tiempo una especial predisposición al desarrollo de cáncer de Tiroides en estos subgrupos de población infantil.

Asimismo, tras la tragedia nuclear de abril de 1986 en Chernobyl, hubo un exceso de radiación durante las dos décadas siguientes en la población de Bielorrusia, norte de Ucrania y suroeste de la Federación Rusa disparando así la incidencia del cáncer de Tiroides bien diferenciado en los adolescentes de estas regiones, que aparecieron de forma más precoz y con más agresividad en estos niños que en los de otras regiones de Europa y el mundo.

Se establece la relación, pero tanto los tratamientos de radioterapia de cabeza como la tragedia de Chernobyl implican la exposición a dosis ingentes de radiación de la región cervical y sólo en base a ello se justifica la predisposición al cáncer de Tiroides. Hay que dejar muy claro que la radioterapia de cabeza está abandonada en su uso y la segunda está relacionada con una catástrofe medioambiental puntual.

Es importante destacar que los procedimientos radiológicos de diagnóstico habitual son seguros. Procedimientos como son las radiografías simples y tomografías, resonancias y estudios de medicina nuclear; de la misma forma la radioterapia a altas dosis aplicada para el tratamiento de tumores malignos de otras localizaciones (pulmón, mama, esófago, recto, partes blandas de abdomen o extremidades) no se ha demostrado que tengan en ningún momento asociación con un mayor riesgo a lo largo de la vida de padecer un cáncer de Tiroides.

Hoy día y en todo momento  los profesionales conocen la dosis de radiación que se aplican a un paciente en cada estudio radiológico que solicitan, así como las medidas de protección que fueran necesarias, teniendo siempre en cuenta el principio de beneficencia o no maleficencia en cada prescripción que hacemos.

¿QUÉ ES EL CÁNCER DE TIROIDES?

El Cáncer de Tiroides es uno de los más frecuentes, no sólo del sistema endocrino, sino también de la práctica clínica. Es uno de los cánceres, que aunque más crece anulamente, es con el que más probabilidad de éxito podemos curar los cirujanos. ¿Por qué?

1.- Cuando se analizan microscópicamente los cánceres de Tiroides una vez extirpados, se observa que el 90 por ciento son bien diferenciados, del tipo papilar o folicular. ¿Qué quiere decir esto? Que se parecen mucho al tejido tiroideo normal y ello implica una mayor sensibilidad al yodo. De de este modo, el yodo radioactivo a bajas dosis puede acabar con células cancerígenas de origen tiroideo sin generar ningún daño en el resto de nuestro organismo.

2.- El cáncer de Tiroides bien diferenciado es un cáncer de excelente pronóstico, y ello es así aunque se detecte en etapas avanzadas en las que se haya podido ya diseminar a los ganglios linfáticos del cuello o bien a órganos lejanos como el hígado, pulmón y huesos. Con una cirugía de la enfermedad del cuello que extirpe la glándula Tiroides y los ganglios de alrededor se estima que el 90 por ciento de los pacientes a los que se diagnostica un cáncer de bien diferenciado van a estar vivos, y con muy buena calidad de vida, en un plazo de hasta 20 años desde su diagnóstico. Estas cifras no se han podido alcanzar con el tratamiento de ningún otro tumor de nuestro organismo.

3.- Cuando se analiza el aumento real de su frecuencia, se observa que este incremento se está produciendo a expensas de un porcentaje de diagnóstico mayor de tumores pequeños (menores de 2 cm) y, especialmente de lo que llamamos el microcarcinoma o tumor de menos de 1 cm. Cada vez se están haciendo más pruebas de imagen en nuestro ambiente sanitario y ello está llevando al diagnóstico cada vez más frecuente de nódulos tiroideos en pacientes sin síntomas previos y a la realización de cirugías de Tiroides en las que, tras analizar las piezas, los patólogos describen la presencia de cánceres de Tiroides bien diferenciados no sospechados.

El cáncer de Tiroides se suele diagnosticar en etapas tempranas; se puede ofrecer un tratamiento quirúrgico adecuado con intención curativa; existe una alternativa no quirúrgica muy eficaz y poco agresiva cuando la enfermedad está extendida y no se puede extirpar; y el pronóstico de curación y supervivencia es muy bueno. Es cierto que cuando a los médicos nos toca informar a nuestros pacientes de que tienen cáncer de Tiroides y con objeto de evitar el impacto de la palabra cáncer y generar en ellos una respuesta lo más positiva posible, me gusta decirles que si hay que tener un cáncer alguna vez, que sea de Tiroides y, además, bien diferenciado.

 

Bienvenido a mi página donde comparto información de interés, reflexiones y experiencia científica.

Sígueme en

Copyright © Doctor César Ramírez Plaza  |   Política de privacidad y Cookies

Web acreditada de interés sanitario por portalesmedicos.com

Miembro de la Sociedad Española de Oncología Quirúrgica

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web.