#CovidSinFiltros Hermanos Gemelos

En la búsqueda de factores que se puedan identificar como predisponentes de mayor riesgo de gravedad hemos revisado la importancia de los factores externos: obesidad, hipertensión, edad avanzada, cardio/broncopatía crónica… Y también de algunos intrínsecos como determinados grupos sanguíneos e incluso el factor étnico.

Se ha hablado también de los factores genéticos de cada persona, que podrían tener un papel dominante en la mayor o menos severidad de la afectación. La gran pregunta es por qué a personas de similar edad y condición física y antecedentes médicos, a algunas les afecta la infección por Covid-19 de forma muy leve o asintomática y otras desarrollan la enfermedad de forma severa.

En este sentido sería muy interesante, por ejemplo, ver cómo se comportan ante la infección dos personas genéticamente iguales como serían dos gemelos homocigóticos (es decir, de la misma placenta materna). En esta línea se ha publicado una aportación clínica muy interesante en Annals of Internal Medicine en la que se revisa día por día la evolución clínica de dos hermanos gemelos de 60 años que comenzaron el mismo día con fiebre y congestión nasal, continuaron con tos seca e insuficiencia respiratoria y finalmente tras 10 días fueron hospitalizados.

Vivían en el mismo domicilio y trabajaban juntos en un taller propio de coches; ninguno tenía ninguna enfermedad crónica, factores de riesgo cardiovascular o hacía tratamiento por ninguna patología.

Se hicieron la PCR al ingreso, en ambos casos positiva, en ambos casos se confirmó la presencia de hallazgos radiológicos en Rx Tórax, ecografía y TAC y fueron tratados en las dos primeras semanas por el mismo equipo médico con aporte de oxígeno, heparina, hidroxicloroquina y antivirales.

A pesar de esto, tuvieron una evolución clínica totalmente diferente. Uno de los gemelos fue alta tras dos semanas a casa sin mayores complicaciones y con buena dinámica respiratoria. El otro, sin embargo, cursó con deterioro de la función respiratoria, fiebre persistente y elevación en sangre de los marcadores de infección (leucocitos y Proteína C Reactiva), hasta tal punto que en UCI precisó intubación y ventilación mecánica por incapacidad de tener niveles adecuados de oxigeno en sangre. Tras complicaciones infecciosas y 17 días de UCI pasó a planta y fue alta tras varias semanas.

Esta historia personal, tan curiosa como aislada, parece que pone punto y aparte al valor que puedan tener los factores genéticos de una persona como marcadores de gravedad puesto que aquí, dos personas iguales genéticamente se han comportado ante la infección de forma diametralmente opuesta. Tampoco parece que los factores ambientales sean aquí importantes pues vivían en el mismo domicilio, respiraban el mismo aire y tenían el mismo espacio de trabajo. Cuando se hizo la PCR tenían también la misma carga viral.

¿Qué conclusión podemos sacar de esto? Pues que los factores externos son conocidos y se ha demostrado su importancia en la gravedad de la enfermedad, pero que los factores genéticos en sí no tienen mucho que ver y sí que existe un componente de predisposición individual que se desconoce y que es el que predispone realmente a la persona a sufrir la enfermedad grave.

Así que, como siempre, mejor no contagiarse.

Emitido en COPE Málaga. Martes 15 de diciembre, 2020.

 

Bienvenido a mi página donde comparto información de interés, reflexiones y experiencia científica.

Sígueme en

Copyright © Doctor César Ramírez Plaza  |   Política de privacidad y Cookies

Web acreditada de interés sanitario por portalesmedicos.com

Miembro de la Sociedad Española de Oncología Quirúrgica

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web.