logo

Artículo de prensa: "Emprender a palos"

Ayer domingo se publicaba en Diario Sur, en La Tribuna, mi reflexión sobre la Medicina como profesión y el triste destino de los nuevos licenciados. Lo hacía  bajo el título: Emprender a palos. Aquí puedes leer el texto íntegro que comparto con vosotros.

“A me­nu­do me plan­teo si real­men­te el ni­vel aca­dé­mi­co más al­to con­lle­va en pa­ra­le­lo una ma­yor vo­lun­tad de sa­cri­fi­cio en una pro­fe­sión que de­be ser pu­ra­men­te vo­ca­cio­nal.

Los mé­di­cos so­mos pro­fe­sio­na­les de ser­vi­cios que ca­mi­na­mos, tam­bién, al rit­mo que mar­can la so­cie­dad y la eco­no­mía. La rui­na a la que nos ha abo­ca­do el ré­gi­men de en­tra­ma­do uni­di­rec­cio­nal en­do­gá­mi­co que los an­da­lu­ces pa­de­ce­mos des­de ha­ce 34 años ha me­lla­do más a los mé­di­cos an­da­lu­ces que a los de otras co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Los in­di­ca­do­res re­cien­tes de re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y de la ac­ti­vi­dad la­bo­ral a ni­vel na­cio­nal que las fuen­tes de in­for­ma­ción nos su­su­rran tie­nen un ori­gen que es di­fí­cil de ubi­car en una pro­mo­ción ac­ti­va real de em­pleo des­de las ad­mi­nis­tra­cio­nes cen­tral y au­to­nó­mi­ca. El es­fuer­zo de los au­tó­no­mos, sí, di­go bien, de los au­tó­no­mos, es el eje ma­tri­cial de es­ta re­cu­pe­ra­ción que, aun­que po­co va­lo­ra­da des­de el pun­to de vis­ta so­cio-po­lí­ti­co es­tá lla­ma­do a ser el pun­to de in­fle­xión. So­mos mu­chos los mé­di­cos que he­mos co­gi­do las rien­das del em­pren­di­mien­to y que­re­mos te­ner mu­cho que ver con la pues­ta en pie de nues­tro país; no que­re­mos ver el par­ti­do de la re­cu­pe­ra­ción des­de la gra­da, sino ju­gar­lo des­de den­tro y te­nien­do la pe­lo­ta.

Nues­tras fa­cul­ta­des de Me­di­ci­na se ocu­pan y lle­nan de los ba­chi­lle­res más bri­llan­tes del país, con ‘nú­me­rus clau­sus’ (NC) desor­bi­ta­dos que es­tán eli­ti­zan­do la li­cen­cia­tu­ra ga­lé­ni­ca. A me­nu­do me plan­teo si real­men­te el ni­vel aca­dé­mi­co más al­to con­lle­va en pa­ra­le­lo una ma­yor vo­lun­tad de sa­cri­fi­cio en una pro­fe­sión que de­be ser pu­ra­men­te vo­ca­cio­nal, y si no ha­brá ex­pe­dien­tes ex­ce­len­tes (no ya bri­llan­tí­si­mos, pe­ro sí muy bri­llan­tes) cu­ya vo­lun­tad de pres­tar ser­vi­cio a los de­más se va­ya a que­dar sin desa­rro­llar por ro­zar por de­ba­jo en una o va­rias dé­ci­mas el NC. En de­fi­ni­ti­va, que aun­que son to­dos los que es­tán, no ten­go cla­ro que es­tén to­dos los que son. En cual­quier ca­so, son los me­jo­res es­tu­dian­tes de Me­di­ci­na de la his­to­ria y su ni­vel in­te­lec­tual lo per­ci­bi­mos los que te­ne­mos la suer­te de tra­tar con ellos y te­ner­los en nues­tros hos­pi­ta­les de prác­ti­cas; y yo, en mi ca­so, que lo ha­go en dos hos­pi­ta­les dis­tin­tos (uno pú­bli­co y uno pri­va­do) y los he te­ni­do es­te año de has­ta tres uni­ver­si­da­des es­pa­ño­las di­fe­ren­tes en am­bos es­ce­na­rios, doy fe de ello. Una vez que ter­mi­nan, nues­tros bri­llan­tes li­cen­cia­dos en Me­di­ci­na bus­can con ahín­co y es­me­ro una pla­za en la for­ma­ción es­pe­cia­li­za­da, a la que ac­ce­den vía MIR y a la que la in­com­pe­ten­cia de los Mi­nis­te­rios y Con­se­je­rías de, res­pec­ti­va­men­te, Sa­ni­dad y Sa­lud, es­tá con­vir­tien­do en una puer­ta abier­ta al des­em­pleo por ha­ber si­do in­ca­pa­ces de pre­ve­nir el ba­lan­ce de in­puts/out­puts de es­tu­dian­tes y es­pe­cia­lis­tas en los hos­pi­ta­les. Y eso, créan­me, no es tan di­fí­cil des­de el pun­to de vis­ta de la ges­tión; ob­via­men­te es­ta­ban ocu­pa­dos por ha­cer otras co­sas, se­gu­ro, más im­por­tan­tes.

La úl­ti­ma dé­ca­da ha de­ve­ni­do en una pro­por­cio­na­li­dad in­ver­sa de­gra­dan­te en­tre el ni­vel de for­ma­ción y pre­pa­ra­ción de nues­tros es­pe­cia­lis­tas egre­sa­dos y la can­ti­dad y ca­li­dad del em­pleo que se les ofre­ce, es­tan­do An­da­lu­cía a la ca­be­za des­ta­ca­da de es­ta pre­ca­rie­dad. Con­tra­tos ba­su­ra, el do­mi­nio de los por­cen­ta­jes ho­ra­rios (15%, 20%, 33%, 50%, 66%, el fa­mo­so 75%…) y es­pa­cios de desa­rro­llo noc­turno co­mo pre­mio a un mí­ni­mo 10 o 11 años de ca­rre­ra y MIR. Se­gún el in­for­me anual de la Or­ga­ni­za­ción Mé­di­co Co­le­gial, un 41.6% de los mé­di­cos del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud que no tie­nen pla­za en pro­pie­dad tie­ne un con­tra­to pre­ca­rio, ci­fra que en An­da­lu­cía lle­ga al 60 por ciento. Bueno, pues es en es­tas cir­cuns­tan­cias en las que es­tos bri­llan­tes es­tu­dian­tes, li­cen­cia­dos, es­pe­cia­lis­tas y, mu­chos de ellos ya doc­to­res, es­tán de­mos­tran­do tam­bién su ma­du­rez y gran­de­za. Han en­ten­di­do que de­bían dar un pa­so ade­lan­te y rom­per con lo que una eco­no­mía y una so­cie­dad de­vas­ta­da les pue­den ofre­cer; han de­ci­di­do em­pren­der pa­ra sa­lir ade­lan­te y desa­rro­llar­se pro­fe­sio­nal­men­te. Pa­ra al­gu­nos, ello ha sig­ni­fi­ca­do sa­lir a otras co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas más fa­vo­ra­bles o al ex­tran­je­ro a bus­car en los sis­te­mas eu­ro­peos de sa­lud pú­bli­ca (cu­rio­sa­men­te ne­ce­si­ta­dos de es­pe­cia­lis­tas de al­ta cua­li­fi­ca­ción co­mo los nues­tros) su lí­nea de pro­yec­ción; pa­ra otros, in­ver­tir du­ran­te 2-3 años en acre­di­tar­se pa­ra cru­zar el Atlán­ti­co y bus­car en EEUU be­cas de in­ves­ti­ga­ción que les per­mi­tan el ac­ce­so a los post­gra­dos ame­ri­ca­nos; y, pa­ra mu­chos, apos­tar por los emer­gen­tes hos­pi­ta­les pri­va­dos de nues­tro país y ejer­cer co­mo pro­fe­sio­na­les au­tó­no­mos, le­jos del abri­go de la sa­ni­dad pú­bli­ca que tan­to ha in­ver­ti­do en for­mar­los y en la que en los úl­ti­mos años han po­di­do per­ci­bir una desafec­ción cre­cien­te de los pro­fe­sio­na­les, una apues­ta por pro­lon­gar la edad de ju­bi­la­ción de los mis­mos en lu­gar de con­tar con los jó­ve­nes re­cién for­ma­dos, un jue­go de tro­nos de fu­sio­nes y fi­sio­nes de uni­da­des de ges­tión clí­ni­ca a rit­mo de ‘Pa­qui­to el cho­co­la­te­ro’ y, fi­nal­men­te, el arri­bis­mo de una nue­va hor­na­da de car­gos in­ter­me­dios nom­bra­dos a de­do y que eje­cu­tan la me­dio­cri­dad de un sis­te­ma que des­pre­cia el ta­len­to, sien­do ellos la úl­ti­ma ex­pre­sión de es­te he­cho.

La ne­ce­si­dad de em­pren­der y bus­car nue­vos ca­mi­nos de los mé­di­cos es­pe­cia­lis­tas sin tra­ba­jo es la raíz, ade­más, de la pro­ba­ble pér­di­da de una ge­ne­ra­ción en­te­ra de bri­llan­tes pro­fe­sio­na­les a los que se­rá di­fí­cil re­cu­pe­rar. ¿Quién de ellos que­rrá dar mar­cha atrás en su ca­rre­ra cuan­do den­tro de 3, 4 ó 5 años és­tas es­tén ya con­so­li­da­das y en­fo­ca­das, y se les lla­me pa­ra tra­ba­jar en la sa­ni­dad pú­bli­ca con ca­rác­ter even­tual? ¿A quién le va­mos a pe­dir res­pon­sa­bi­li­da­des por es­te des­pil­fa­rro de ca­pi­tal hu­mano la­bo­ral de ca­li­dad? Des­de aquí só­lo nos de­be que­dar el re­co­no­ci­mien­to pa­ra los que han pro­lon­ga­do su bri­llan­tez de ba­chi­ller a la uni­ver­si­dad y fi­nal­men­te a la to­ma de de­ci­sio­nes va­lien­tes y em­pren­de­do­ras en su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, y dar­les to­do el apo­yo po­si­ble pa­ra com­ple­tar y en­gran­de­cer su for­ma­ción en tan­to en cuan­to nos sea po­si­ble. Con­vie­ne re­cor­dar a los ges­to­res sa­ni­ta­rios na­cio­na­les y an­da­lu­ces que la fa­cul­tad de Me­di­ci­na y el MIR no son una má­qui­na de pro­du­cir chu­rros y mano de obra ba­ra­ta (sin con­tar con la bar­ba­ri­dad de la for­ma­ción tron­cal que nos es­pe­ra a par­tir del año que vie­ne), y que de­ben tra­ba­jar rá­pi­do po­nien­do di­ques pa­ra evi­tar, aún pe­se a to­do, una bol­sa ve­ni­de­ra de es­pe­cia­lis­tas en pa­ro. Fi­nal­men­te, y en unos tiem­pos en los que en la sa­ni­dad la pa­la­bra que más se uti­li­za no es pa­cien­te ni en­fer­me­dad sino ges­tión, me gus­ta­ría in­sis­tir en que la me­jor for­ma de ges­tión sa­ni­ta­ria tie­ne su ba­se en crear pro­fe­sio­na­les mo­ti­va­dos con al­ta com­pe­ten­cia cien­tí­fi­co-téc­ni­ca y, to­do lo de­más es se­cun­da­rio. No ti­re­mos, pues, la ges­tión real, ver­da­de­ra y au­tén­ti­ca, que son nues­tros pro­fe­sio­na­les más jó­ve­nes y me­jor for­ma­dos, a la ba­su­ra.”

Enlace al artículo: Diario Sur, en La Tribuna: Emprender a palos.

TWITTER      SÍGUEME EN TWITTER

   FACEBOOK      SÍGUEME EN FACEBOOK

   icono instagram      SÍGUEME EN INSTAGRAM

Web acreditada de interés sanitario
por PortalesMedicos.com

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web.